lunes, 1 de septiembre de 2008

La espera


De vuelta de las vacaciones. De esas ansiadas vacaciones que llegado el momento todos creemos que nunca llegarán y que poco tiempo después quedan en el olvido esperando que vuelvan a llegar. Parece un trabalenguas pero es la cruda realidad. Las vacaciones llegan y se van, dejándonos una sensación agridulce. Mis vacaciones han sido familiares. Me fuí con mi chica, mi padre y mi hijo a la Isla de los Volcanes (de donde es foranea mi chica) y allí, claro está, vive la familia de mi chica. Pues allí que nos fuimos todos. Mi family (papá y baby) estuvieron una semana nada más y luego volaron (sin problema alguno) hasta Madrid. Y allí nos quedamos mi chica y yo. He de decir que han sido una vacaciones agradables, no sin cambios importantes he de decir, pero agradables. La verdad es que quitando las cosas normales de ir con familia ha sido un lujo poder pasar casi un mes en las islas afortunadas.


El caso es que allí fuí yo con mis ilusiones puestas en mis papeles para la boda como ya sabeis y llegado el momento pues mi chica se lo replanteó como también sabeis. A partir de ahí voy a hacer un paréntesis en la vida. No contaré, por respeto a mi pareja, los aspectos íntimos de nuestras discursiones pero la conclusión final es que nos quedamos en stand-by, lo que en cristiano sería "a verlas venir". Es un momento raro de espera. Una crisis incluso, influido sin duda alguna por los devenires del mundo actual (esto último es broma). No sabemos para donde tirar, si para delante o para atrás. La verdad es que me pilla en un momento muy malo ya que como he indicado a lo largo de este blog, que ya va siendo largo, estoy completamente enamorada de mi chica (si no de que me iba a casar con ella dirán ustedes). Está claro que nadie se muere por nadie y que la vida sigue y todo eso ya lo sé yo por propia experiencia pero la verdad es que hoy por hoy no concibo mi camino sin ella. Y eso no es bueno la verdad, porque te hace plantear el futuro de forma distinta, con interrogantes: ¿será, no sera?

Y en fin, que queda una dura espera llena de aclaraciones y decisiones personales, esas que llegada la madurez uno tiene que tomar para continuar con su camino y ser lo más feliz que se pueda sabiendo siempre que aunque suene a tópico: no se puede tener todo en la vida.

3 comentarios:

Abril dijo...

hola guapa¡¡
llevo unos dias sin leere los blogs pero no esperaba leer esto en el tuyo..pero que ha pasado?
a que tiene miedo?, porque no dudo que te ame...necesita tiempo?
siento esta crisis, pero ya se sabe que las vacaciones son malas para las relaciones, igual es un bache tonto que con la rutina diaria se le pasa..
cuentame que tal...
vente cuendo quieras a conocer a ada y hablamos..
besitos

Aqua dijo...

Hola Edea, espero que estes mejor en todos los sentidos, bueno que quieres que te diga, crisis??? creo que en todas las parejas existe y eso es lo que nos hace muchas veces unirnos y ser más fuertes, por que nos ayuda a dejar las cosas mas claras usando como no la comunicación.
Las vacaciones siempre son cortas, muy cortas quiza por eso nos gustan tanto jejeje.
Cuidate besos para la familia
Aqua+Lotus=Daniel

patry dijo...

umm, me temo que estoy en el mismo camino, esperando el epitafio de mi relación o por el contrario seguir caminando junto a ella, sea lo que sea...q lo que venga nos haga más felíz y si por un tiempo estamos llorando que aprendamos y golpee en nuestra puerta el amor esperado..quién sabe.
un saludo