miércoles, 9 de julio de 2008

Gané una novia....

y perdí a una madre. Evidentemente nadie tiene culpa de esto último y tampoco culpé a nadie que no fuese el servicio teléfonico de urgencias 112 y a la ambulancia que después de llegar tarde subieron a casa sin el material necesario para alguien que está muriéndose, no sé, digo yo que algo más que un tensiómetro hacía falta.....en fin, que quitando eso el resto del mundo no tenía la culpa de nada así que intenté, no sin muchísimo esfuerzo continuar mi vida todo lo "normal" que pude teniendo en cuenta que ella era una parte indispensable en mi día a día.

Me fuí de vacaciones el 14 de agosto, 2 días después de fallecer mi madre, obligada por mi padre. He de decir que hubo de todo en esos días, lloré, reí, me dió infección de muelas del juicio y no podía comer ni dormir ni nada de nada....en fin un desastre total. Pero hizo que saliese de mi mundo habitual en el que a todas horas sentía que mi madre ya no estaba, y lo que es peor, que no iba a estar nunca jamás. Allí por unos días "olvidé" que estaba ahora un poco más sola y pude reir como no imaginé que a días de tan grande pérdida iba a poder hacer.

He de decir que L. estuvo conmigo en todo momento, desde el momento del tanatorio (que no voy a explicar por no llorar pero que fue la prueba de cuán grande es el ser humano y lo que es capaz de hacer por aquellos que quiere) hasta el día de hoy. Me escuchó llorar sin poder hacer nada, me secó las lagrimas, me llevó de paseo, aguantó mi mala leche por el dolor insoportable de muelas, me hizo reir.....bueno que más puedo pedir.

Empezamos a replantearnos la situación, bueno yo creo que la situación se replanteó sóla. Me explico: quiero decir que en ese momento nos dimos cuenta de las cosas importantes de la vida, de qué son problemas y qué no lo son o no lo son tanto. Vereis, L. siempre le había costado estar lejos de su casa, de su madre al fin y al cabo y ella siempre me decía que yo no la entendía porque tenía la mía cerca, pues eso se acabó, ahora ella era la que la tenía cerca, tan sólo a 1500km de distancia y dos horas de avión.

Siento si me extiendo demasiado sobre el tema pero es que yo siempre he tenido muy en cuenta lo maravillosa que era mi madre, la suerte que hemos tenido de que ella estuviera en nuestra vida, la suerte que tuve al tenerla como madre y no a otra y en ese instante supe que quería ser con mi hijo y mis futuros hijos como ella ha sido conmigo (bueno sin tantos consentimientos)

Bueno creo que por hoy es suficiente, se me ha estropeado el ventilador del ordenador y hace un ruido infernal, me he tomado un ibuprofeno pero creo que no será suficiente si no apago esto.
A petición de una de las mamas de Ada publico hoy y mañana subo una foto que estoy buscando.

2 comentarios:

abril dijo...

Nunca te disculpes por hablar de tu madre...
Debia ser ena mujer excelente.
un beso

Mulier dijo...

Arriba ese ánimo!Se que es facil decirlo, pero tienes un niño precioso y una pareja que ye apoya, aprovecha lo bueno que te brinda la vida, seguro que ella estará orgullosa de ti desde donde esté.Un beso!!